Los contrastes del tiempo en Sant Llorenç del Munt

Los senderos de pequeño recorrido (PR) nos permiten sumergirnos en la historia y en la naturaleza de lugares que muchas veces ignoramos. Lugares cercanos repletos de elementos inspiradores, como es el caso de La Mola, la montaña más alta del Parque Natural de Sant Llorenç del Munt i l’Obanc, con 1.104 metros de altitud. Sin duda es uno de los paisajes más característicos de la comarca. Adentrándonos en una de las muchas identidades de Catalunya, accedemos a ella siguiendo la pista de unos monjes en un camino que tenía como punto de partida Sant Cugat del Vallés, el conocido Camí dels Monjos, un recorrido histórico que une este municipio con los de Matadepera y Terrassa.

Iniciando nuestra ruta desde Barcelona es necesario coger el tren (FCG) S1 hasta Terrassa-Estació del Nord. Una vez allí debemos llegar en autobús hasta la parada Matadepera- Plaça de la Mola y caminar posteriormente alrededor de 20 minutos para llegar al parking Camí dels Monjos, donde comenzamos la ruta (N41º37’20” E2º1’9”).

Desde este parking, y siguiendo la pintura amarilla y blanca que nos indica que nos encontramos ante un sendero de pequeño recorrido (concretamente en el PR-C31) tomaremos dirección norte hacia una pendiente que nos conducirá hacia la primera señalización de la ruta (740 m). Continuando por esta dirección encontraremos la primera bifurcación señalizada en la que tomaremos el camino de la izquierda para poder contemplar el primer mirador (situado al oeste), unas vistas maravillosas de la formación rocosa del Cavall Bernat de 1.102 metros de altura, sin duda la más visible y destacada del Macizo de Monserrat. Se trata de una parada en la que la etimología y la leyenda nos llevarán a comprender por qué se trata de una de las montañas más conocidas y relevantes.

Siguiendo por este camino, un camino endulzado por el aroma del romero, podemos apreciar la vegetación propia del terreno, las encinas y los pinos. Asimismo, ascendiendo, nos daremos cuenta de la presencia de un tipo de piedra conglomerado, unas formas redondeadas que se presentan en forma de  sedimentos depositados por los ríos Besòs y Llobregat. Sin dejar de prestar atención a la naturaleza, a la derecha descubriremos que la ruta también se puede realizar en vertical. Una imponente piedra rocosa permite realizar actividades de escalada.

Continuando por el camino pedregoso, a 889 metros de altura encontraremos otra señalización de la Mola, a 1,5 km donde debemos girar a la derecha para encontrar la zona en la que nos encontrábamos en el inicio, la roca de Cavall Bernat. Dirección norte, continuamos ascendiendo por un camino compuesto por restos de las escaleras que antiguamente formaban el Camí dels Monjos que nos llevará a unas cuevas en las que solían refugiarse.

Tras recorrer todo el camino de subida, a una altura de 1.104 metros llegamos a nuestro destino, el Monasterio románico de Sant Llorenç del Munt, actualmente reconvertido en un museo-restaurante. Las últimas protagonistas del sendero son las mulas, que se encargan de llevar los víveres al restaurante como en la antigüedad y que nos permitirá reflexionar sobre los curiosos contrastes que otorga el paso del tiempo, un tiempo que parece detenerse cuando pasas el día rodeado de naturaleza y de historia.

En la siguiente entrada encontrarás la crónica de esta ruta, una serie de consejos y el mapa correspondiente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s